¿Existe la media naranja?¿un otro que nos complemente, que nos colme?¿el amor lo puede todo? "Es que yo l@ quiero" exclamaba una persona herida de amor... "Te como a Besos", es el resultado de un proceso de investigación para una tesis doctoral y años de clínica con diversas personas que tenían una queja en común: relaciones profundamente dolorosas en contraposición con la entrega que decían profesar a sus seres amados. Se abordan complejos temas como el Amor, Desamor, Libertad, Angustia, de las primeras relaciones y respuestas particulares de donde deviene un sujeto. Habla de Maternidad, Modernidad, Imposibilidad y de trampas inconscientes que nos hacen separarnos de aquello que decimos querer pero a lo que finalmente no nos dirigimos. Te como a Besos habla de eso, de besar hasta engullir, hasta desaparecer al otro como acto de amor. En una época donde se pone de moda de manera innovadora un 902 para conseguir pareja, cruceros para "singles", páginas web donde un invento matemático intenta conectar a dos personas diferentes para que formen una relación, obviando todo aquello que nos habita y que nada de lo enunciado puede percibir, es necesario un espacio particular de encuentro y cuestionamiento personal acerca de aquello que impide acceder hacia eso que se enuncia con anhelo pero no es fácil sostener. Vivimos un momento que pretende que casi todo sea desechable y el consumo no ha dejado fuera a las personas como objeto de consumo. Nos encontramos con un discurso que suple el deseo por necesidad física, en un mundo de tantos apuros y ofertas que para qué apostar por los esfuerzos de soportar la alteridad de otro habiendo tan cómodos sustitutos. Y así tenemos una época de excelentes avances tecnológicos y cada vez más soledad, con sus consecuencias de imposibilidad de vincularse, de transmitir algo más cálido que lleve a digerir que, incluso ante fatal destino donde 2 nunca serán 1, aún así, vale la pena apostar. Pero no desde el amor loco y ciego, sino desde una ética que nos logre separar de un discurso vanal y capaces de elaborar las propias dolencias para allanar un camino de posibilidades. De eso trata: "TE COMO A BESOS, cuando el amor es el síntoma".